Una periodista argentina ha compartido en sus redes sociales una historia que ha provocado la indignación de los tuiteros. La historia de un repartidor de pizza que sufrió un accidente durante su jornada laboral se ha vuelto viral y ha provocado enorme indignación en redes sociales por la reacción de su empresa.

Los detalles los hizo públicos una tuitera:

 

 

 

"Perverso es poco", sentenciaba. Al parecer, el hombre comunicó a la empresa que su pedido había sido cancelado por ese motivo. Tras ese mensaje, su jefe le pedía una imagen del estado del producto, a lo que él respondía: "No puedo moverme".

Automáticamente, Twitter se llenó de mensajes de indignación y apoyo al trabajador accidentado.