La competición sobre cuerda floja en Múnich, Alemania, ha congregado a más de mil espectadores.

Ocho países se han enfrentado a base de saltos, giros y muchas acrobacias a casi dos metros de altura. A pesar del mal tiempo, el equipo de Perú ha conseguido alzarse con la victoria gracias a sus vertiginosas piruetas.