Rusia

La impactante explosión de un gasoducto en Rusia se cobra la vida de tres personas

Tal y como ha informado el gobernador de la provincia de Chuvashia, Oleg Nikolaev, en el incidente han perdido la vida tres personas que se encontraban trabajando en la zona.

Publicidad

Este martes se ha producido una enorme explosión en uno de los gasoductos que lleva gas a Europa desde el Ártico y que pasa, precisamente, por Ucrania. La explosión ha tenido lugar en territorio ruso, en la provincia de Chuvashia, a unos 150 kilómetros de la ciudad de Kazán.

Algunas personas han grabado la explosión y la han compartido en redes sociales. En sus grabaciones, se puede apreciar cómo se produce una gigantesca bola de fuego tras el estallido y a poca distancia de los civiles.

Tres fallecidos por la explosión

De hecho, tal y como ha informado el gobernador de la provincia, Oleg Nikolaev, en el incidente han perdido la vida hasta tres personas que estaban trabajando en la zona, junto a una cuarta que ha logrado sobrevivir a la explosión.

"Desafortunadamente, tres personas han muerto debido a un incendio tras una explosión de gas", ha expresado Nikolaev, "una persona, el conductor, ha sobrevivido, pero se encuentra en estado de 'shock'", ha apuntado, en declaraciones a la cadena de televisión Rusia 24. En un principio, se pensaba que no había habido víctimas mortales, hasta que se han notificado estas tres muertes.

En estos momentos, un total de cuatro unidades del Cuerpo de Bomberos del país ruso se encuentran realizando las tareas pertinentes para controlar y extinguir las llamas. Mientras tanto, Gazprom, que es la empresa rusa responsable, ha informado de que va a enviar el gas que, hasta ahora, se suministraba por esas tuberías, por otros gasoductos paralelos.

300 días de guerra

Esta explosión se ha producido el mismo día en que la guerra entre Rusia y Ucrania cumple 300 días, desencadenando una crisis global a nivel económico y alimentario. Lo que iba a ser una "operación militar especial" relámpago ha derivado en una pesadilla para los ucranianos a la que no se le ve un fin cercano, al menos de momento.

Publicidad