El imán de Al Azhar, Ahmed el Tayeb, ha hecho unas polémicas declaraciones en un programa de televisión en Egipto al afirmar que una mujer puede ser golpeada por su marido "siempre y cuando ningún hueso resulte roto". Ha asegurado que los hombres pueden pegar a las mujeres porque, según el Corán, están por encima de ellas.

"El remedio que el Corán ofreció es golpear de un modo simbólico con el propósito de reformar pero sin causar daño, perjuicio o dolor", señala. El imán explica que los hombres están al cargo de las mujeres pero al pegarlas no pueden "provocarle daños en un órgano o miembro de su cuerpo ni pegarle con la mano en la cara ni darle heridas ni causarle perjuicio psicológico".