El dueño de Teo, un perro de raza Shih Tzu, ha denunciado en las redes sociales la agresión de un veterinario a su mascota.

El hombre fue al veterinario para recoger a Teo y notó algo extraño en su perro. El animal estaba decaído y tenía la mirada perdida, "no podía moverse y babeaba", indica en su página de Facebook. Le preguntó al veterinario si había sucedido algo o si había tenido algún tipo de problema con el animal, pero este le dijo que todo iba bien y que no había de qué preocuparse.

Sin embargo, el dueño de Teo, preocupado por su estado de salud, decidió llevarlo a otro veterinario para que le diera su opinión. En un primer momento el veterinario exploró a Teo pensando que había sufrido una intoxicación, pero luego descubrieron que el animal había sufrido algún tipo de golpe o caída.

El dueño del animal decidió entonces interponer una denuncia para que las autoridades investigaran lo sucedido. Fue entonces cuando los responsables de la primera clínica veterinaria comprobaron las grabaciones de las cámaras de seguridad y descubrieron lo que había pasado: el veterinario había golpeado al animal y después lo reanimó.