Alemania

Los hospitales alemanes volverán a evaluar la gravedad de los pacientes para atenderles

El Gobierno asegura que está a 2 semanas del colapso sanitario por el avance del coronavirus.

Publicidad

Alemania se encuentra en situación crítica tras el rápido avance de infecciones de coronavirus. El país ya ha superado la barrera de las 100.000 muertes por COVID-19 y en las últimas 24 horas se ha vuelto a marcar un nuevo récord: 75.961 nuevos contagios y 351 fallecidos.

Los hospitales volverán al triaje de pacientes

Muchos hospitales han alcanzado su límite de capacidad, faltan camas en unidades de cuidados intensivos y personal para atender a los pacientes. Ante esta situación, el Gobierno ha asegurado que el país está a sólo 2 semanas del colapso sanitario.

En regiones como Baviera, Turingia y Sajonia, las cifras de contagios son especialmente altas.

Cuarta ola

La canciller alemana, Angela Merkel, ha pedido imponer restricciones adicionales para frenar la propagación. De la misma forma ha incidido en la importancia de "vigilar la nueva situación muy de cerca a diario" porque "cada día cuenta".

"La situación sigue siendo demasiado grave, porque todavía estamos en una fase de crecimiento exponencial y porque los casos que están enfermando hoy formarán parte de los pacientes de cuidados intensivos en 10 o 14 días".

Austria vuelve al confinamiento

Su vecina Austria ha reimpuesto el confinamiento general a la población. Además, a partir del próximo 1 de febrero estar vacunado contra la COVID-19 se convertirá en un requisito obligatorio en el país.

"Duele que todavía haya que tomar estas medidas. No hemos logrado convencer a suficientes personas para que se vacunen", ha lamentado el canciller Alexander Schallenberg.

Las cifras de contagios en el país se encuentran entre las mayores de toda Europa. La situación se complica porque, además, tiene una de las tasas de vacunación más bajas del continente: solo dos tercios de la población está completamente inmunizada.

Confinamiento parcial

Por su parte, las autoridades de Países Bajos han vuelto a decretar un cierre parcial. "Las restricciones son inevitables. El virus se encuentra en todos lados, en todas las edades y en todos los sectores", ha matizado el primer ministro neerlandés en funciones, Mark Rutte.

Publicidad