EN EL GOLFO DE MÉXICO

Un hombre muere tras sumergirse en el agua con su nuevo tatuaje

Cinco días después de tatuarse, el hombre decidió ir a bañarse, por lo que ignoró los consejos de los tatuadores. Entre los síntomas, se incluía fiebre y rojez alrededor de su tatuaje. "Ya estaba en las primeras etapas del shock séptico y sus riñones ya estaban afectados", explica el doctor Nicholas Hendren.

El tatuaje del hombre que murió tras sumergirse en el Golfo de México

Publicidad

EN EL GOLFO DE MÉXICO

Un hombre muere tras sumergirse en el agua con su nuevo tatuaje

Cinco días después de tatuarse, el hombre decidió ir a bañarse, por lo que ignoró los consejos de los tatuadores. Entre los síntomas, se incluía fiebre y rojez alrededor de su tatuaje. "Ya estaba en las primeras etapas del shock séptico y sus riñones ya estaban afectados", explica el doctor Nicholas Hendren.

Los hechos ocurrieron cuando el hombre, de 31 años, se tatuó una cruz y unas manos rezando junto a la frase "Jesús es mi vida" en la pierna y decidió sumergirse en el agua del Golfo de México, según informa CNN.

Como todos los tatuadores aconsejan, la piel debe estar cuidada y limpia momentos posteriores a hacerse el tatuaje. De este modo, se evitan las infecciones. Una vez que se quita la venda y se limpia el tatuaje, debe aplicarse una crema antibacteriana para protegerlo. Este proceso debe llevarse a cabo durante varios días hasta que el tatuaje se cure. Además, el principal consejo que dan es evitar que el tatuaje se sumerja en agua, por lo que las duchas deben ser rápidas.

Cinco días después de tatuarse, el hombre decidió ir a bañarse, por lo que ignoró dichos consejos. Tres días después, admitió al Hospital Parkland Memorial en Dallas que sentía mucho dolor en sus piernas y sus pies. Entre los síntomas, se incluía fiebre y rojez alrededor de su tatuaje. "En unas horas, las cosas ya habían avanzado muy rápido", explica el doctor Nicholas Hendren. "Ya estaba en las primeras etapas del shock séptico y sus riñones ya estaban afectados".

Para empeorar la situación, el hombre padecía una enfermedad hepática crónica por beber seis cervezas al día. Le equiparon con un respirador para ayudarle y le administraron antibióticos potentes.

El afectado dio positivo en Vibrio vulnificus, la vibriosis, una bacteria encontrada en el agua costera del océano. Esta infección causa 80.000 enfermedades y 100 muertes al año en Estados Unidos.

No obstante, la salud del hombre comenzó a mejorar y le quitaron el respirador. Pero a los dos meses siguientes, su condición volvió a empeorar y murió por un shock séptico.

Publicidad