CUENTA SU HISTORIA EN UN LIBRO

La historia de superación de una joven que logra un doctorado en la Universidad de Cambridge sin haber ido a la escuela

Tara Westover creció en una zona rural de Idaho, en el seno de una familia que veía a la escuela como un lavado de cerebro del Gobierno que debía evitarse a toda costa. A pesar de ello ha conseguido su título de doctora por la Universidad de Cambridge.

Tara Westover

Publicidad

No puede haber muchas personas con un doctorado de la Universidad de Cambridge que no haya asistido nunca a la escuela y que carezca de certificado escolar. Pero esto ha podido ser realidad gracias a Tara Westover.

Tara creció en una zona rural de Idaho, en una familia que veía a la escuela como un lavado de cerebro del Gobierno que debía evitarse a toda costa. Su padre estaba obsesionado con las armas, que almacenaba para protegerse de cualquier intento del estado de intervenir en sus vidas. Incluso una vez que resultaron heridos en un accidente automovilístico serio, la familia evitó ir al hospital, ya que veían a los médicos como agentes de un estado maligno.

Según publica la BBC, la joven vivió una infancia traumática en el seno de una familia mormona que establecía reglas y la controlaba sobre todo lo que podía usar, sus pasatiempos y sus contactos con el mundo exterior.

Tara, de 31 años, cuenta su historia en un libro de memorias, 'Educated', en el que cuenta cómo fue su dura niñez y juventud. Tara recuerda a su padre, temeroso de las incursiones de agentes federales, comprando armas lo suficientemente poderosas como para derribar un helicóptero.

En su infancia no pisó la escuela, solo montaba a caballo en la montaña y trabajaba en un depósito de chatarra. En ese momento, según cuenta, no le pareció extraño no ir al colegio, ya que había muchos niños en la zona que tampoco iban. "Pensaba que los demás estaban equivocados y que nosotros hacíamos lo correcto", cuenta.

Deseosa de salir de una vida familiar angosta y emocionalmente claustrofóbica, encontró una universidad que la admitiría si pasaba el examen de admisión. Su madre y su hermano le habían enseñado a leer y a escribir, pero nunca había aprendido nada sobre historia, geografía, literatura o el mundo exterior.

Compró en secreto los libros de texto que necesitaba y estudió metódicamente, noche tras noche, hasta que obtuvo las calificaciones que necesitaba. La primera vez que entró en contacto con las lecciones formales fue cuando comenzó sus estudios a los 17 años.

Tara fue a la universidad a pesar de haber crecido con la creencia cualquiera podría educarse a si mismo, sin hacer falta la escuela. "Mis padres me decían: 'Puedes enseñarte mejor que otra persona'. Esa fue toda la filosofía de mi familia", cuenta

Tras un comienzo desastroso, Tara se propuso estudiar y demostró ser una estudiante muy capaz. Tanto que tuvo la oportunidad de pasar tiempo en Harvard y luego estudiar en el extranjero en la Universidad de Cambridge.

Aquí se convirtió en 'Gates Scholar', con fondos de la Fundación Gates, y estudió para obtener un doctorado, convirtiéndose en Doctora Westover a los 27 años, sin haberse graduado nunca de la escuela secundaria.

"Creo que muchas personas han crecido con la idea de que no pueden aprender por sí mismas. Piensan que necesitan una institución que les proporcione conocimiento y les enseñe cómo hacer las cosas. No podía estar más en desacuerdo", reconoce.

Publicidad

El Vaticano lleva por primera vez a juicio a un cardenal acusado por varios escándalos financieros

El Vaticano lleva por primera vez a juicio a un cardenal acusado por varios escándalos financieros

El cardenal Angelo Becciu, junto a otra decena de altos cargos de la Santa Sede, está acusado del robo de más de 400 millones de euros.

Italia recibirá apoyo aéreo de Francia y Grecia, que desplegarán hidroaviones contra los incendios en Cerdeña

Italia recibirá apoyo aéreo de Francia y Grecia, que desplegarán hidroaviones contra los incendios en Cerdeña

Italia trata de sofocar el grave incendio que se extiende por el oeste de la isla de Cerdeña y que, hasta el momento, ha arrasado ya más de 20.000 hectáreas. Ante esta situación, París y Atenas han ofrecido su ayuda con dos hidroaviones que se sumarán a las labores de extinción.