Un hombre sin techo que fue aclamado como un 'héroe' por ayudar a las víctimas del ataque de Manchester ha admitido haber robado un bolso y un teléfono móvil en la escena del atentado. Chris Parker se encontraba en el vestíbulo del Manchester Arena cuando un terrorista detonó su bomba casera en medio de las multitudes que salían de un concierto de Ariana Grande el pasado 22 de mayo.

Dio emotivas entrevistas en los medios en las que afirmó que había ayudado a los heridos, lo que desató una campaña de crowdfunding que recaudó más de 56.000 euros, pero una cámara de seguridad grabó cómo en realidad el vagabundo estaba robando a las víctimas.

Según publica The Independent, en las imágenes se puede ver a Parker regresar varias veces a la víctima herida Pauline Healey, cuya nieta murió en la explosión, antes de inclinarse sobre ella para meter la mano en su bolso. También robó un teléfono móvil que pertenecía a una adolescente.

El hombre de 33 años, que ahora vive en Halifax en West Yorkshire, ha admitido dos cargos de robo y uno de fraude en el primer día de su juicio en el tribunal de Manchester Crown. Pero ha negado haber intentado robar el abrigo de una persona y otros tres cargos de fraude.