Ben Needham, el niño desaparecido hace más de dos décadas

Publicidad

TENÍA 21 MESES CUANDO SE PERDIÓ SU RASTRO

Hallan restos de sangre en un juguete y una sandalia que podrían pertenecer a Ben Needham, el niño que desapareció hace 26 años

La Policía británica va a examinar los restos de sangre encontrados en un coche de juguete y una sandalia que podría pertenecer al pequeño que desapareció hace 26 años en la isla griega de Kos.

antena3.com | Madrid
| 24.07.2017 13:20

La madre de Ben Needham, Kerry Needham, el niño británico que desapareció hace ahora 26 años, ha explicado que se han encontrado restos de sangre humana en un coche de juguete y una sandalia que podría haber pertenecido al pequeño, cuyo rastro se perdió hace más de dos décadas en la isla griega de Kos.

Kerry considera que esta prueba puede demostrar que hubo un encubrimiento en el caso de su hijo, que se alojaba en la granja de sus abuelos cuando desapareció.

La madre piensa que su hijo, que tenía 21 meses en el momento de la desaparición, fue asesinado y que su cuerpo fue trasladado antes de que la Policía británica comenzara a buscar en un lugar determinado el año pasado.

La Policía del sur de Yorkshire terminó formalmente la búsqueda en la isla griega el pasado mes de octubre explicando que todo apunta a que Ben murió tras sufrir un accidente con una excavadora, sin embargo, pese a las intensas búsquedas, su cuerpo nunca fue encontrado, según el diario 'Independent'.

Needham, que ahora tiene 43 años, suplica que quien tenga algún tipo de información con lo que le sucedió a su hijo hable. "Parece una conspiración porque no encontraron el cuerpo de Ben", dice la madre, que considera que "esto prueba que alguien movió el cuerpo y lo enterró".

La sandalia donde se han encontrado restos de sangre fue encontrada en el año 2012 en un lugar donde se estaban realizando trabajos con una excavadora, mientras que el coche de juguete fue hallado en un lugar distinto el año pasado. Los agentes han recogido estas pruebas y se va a hacer realizar un examen para determinar si la sangre encontrada corresponde a la de Ben.

Publicidad