Publicidad

Tragedia en el mar

Hallan en la costa Noruega el cuerpo de Artin, el bebé de origen kurdo que no pudo llegar a Reino Unido

Salió con su familia desde Dunquerque, en Francia, en busca de un hogar en Reino Unido. Ni Artin ni su familia consiguieron llegar a su destino. El cuerpo del bebé ha aparecido sin vida en la costa Noruega.

El pasado 7 de agosto de 2020 la familia de Artin dejó su hogar en Irán para emprender un nuevo viaje hacia Reino Unido. El bebé, de origen kurdo, apareció en la costa del suroeste de Noruega el día de Año Nuevo, pero no se ha llevado a cabo la confirmación del cuerpo del niño hasta ahora.

Según la Policía, sabían que el bebé tenía un pariente en Noruega, "pero era importante determinar si la persona tenía un parentesco lo suficientemente cercano como para proporcionar una base para la coincidencia de ADN".

El fin de un largo viaje

El 27 de octubre, la familia kurdo-iraní de Artin consiguió subirse a un ferry rumbo a Gran Bretaña, tras, según dicen las autoridades, pagar a los traficantes de personas. Los investigadores creen que Artin murió junto a los otros cuatro miembros de su familia, cuando se hundió la embarcación en la que viajaban.

Según la prensa británica, sus padres, ambos de 35 años y sus hermanos de 6 y 9 años respectivamente, fueron encontrados sin vida cerca de la costa francesa. Sin embargo, nunca encontraron el cuerpo del bebé.

Lo que quedaba del pequeño, un mono azul y un chaleco salvavidas fueron hallados el día de Año Nuevo, más de dos meses después de la fecha de partida de la familia en Karmoy, un municipio en Noruega, a más de 1400 kilómetros de Dunquerque, el lugar de fallecimiento del resto de miembros de la familia.

Según la Policía, el bebé murió con 18 meses. Se abrió una investigación y no ha sido hasta ahora que han confirmado que el cuerpo del pequeño coincide con el de Artin Irannezhad.

La BBC ha publicado que la familia del pequeño ya ha sido informada: "es bueno poder dar una respuesta a los familiares", atestiguaba Camilla Tjelle Waage, jefe de investigaciones de Karmoy.

La confirmación del cuerpo se ha llevado a cabo mediante una prueba de ADN de los familiares que residían en Noruega. Además, "el mono azul no era de una marca Noruega y eso indicaba que el bebé no era de Noruega", aseguraba Tjelle Waage. La Policía noruega se ha puesto en contacto con una pariente del niño para que el cuerpo sea repatriado a Irán, donde será enterrado con su familia.

Publicidad