El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha denunciado la muerte del capitán de corbeta de la Armada, Rafael Acosta, detenido por estar supuestamente involucrado en un intento de "golpe de Estado" contra el presidente del país, Nicolás Maduro.

Además ha insistido en que habrá justicia por este caso."Dictadura asesina, criminal y torturadora: esto no se quedará así. Hombres y mujeres de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), saben lo que tienen que hacer para salvar a la patria y a la institución militar: expulsar a los invasores cubanos y defender la Constitución", ha dicho a través de la red social Twitter.

Por su parte, Waleska Pérez, mujer del capitán Acosta, ha informado de que su marido fue llevado a un Tribunal y tras ser visto por la juez se ordenó su traslado a un centro asistencial en el Fuerte Tiuna, un vasto complejo en Caracas donde también esta la sede del Ministerio de Defensa.

"Cuando lo vieron este viernes, estaba sumamente golpeado, en silla de ruedas, ni podía hablar, no se valía por si mismo. Lo han torturado mucho, tanto que lo han matado", ha dicho Pérez en una entrevista con EVtvmiami divulgada a través de la red social Instagram.

Rafael Acosta fue detenido el pasado 21 de junio cuando iba a una reunión. El fiscal general, Tarek Saab, y el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, acusaron esta semana a Acosta de formar parte de un grupo de militares y policías activos y retirados que habían estado involucrados en una intento de levantamiento militar contra Maduro. La abogada venezolana defensora de los Derechos Humanos y directora ejecutiva de Casla Institute, Tamara Suju, ha manifestado que el capitán llegó al juzgado con evidentes signos de tortura.

"No hablaba, sólo pedía ayuda a su abogado. No entendía ni escuchaba bien", ha indicado Suju a través de Twitter. Además, la activista ha aclarado que el capitán fue capturado por funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim).