EN HOUSTON, ESTADOS UNIDOS

Explosión de un coche cargado con 600 kilos de explosivos para celebrar el Año Nuevo

Un coche cargado con 600 kilos de petardos, que su dueño había comprado para celebrar la Nochevieja, fue el origen del suceso. Al parecer fue una chispa la que provocó una gran explosión en cadena: los petardos y cohetes allí almacenados estallaron en un aparcamiento repleto de gente. Nadie resultó herido, ni siquiera el conductor, que sorprendente pudo escapar a tiempo.

Publicidad

Publicidad