La fama de tramposo de Donald Trump ha llevado al periodista Rick Really a recopilar sus argucias deportivas en un libro bajo el título `Commander in cheat: How Golf Explains Trump´ (Comandante tramposo: cómo el golf define a Trump).

El autor del libro repasa numerosos ejemplos que dejan a Donald Trump al descubierto con decenas de tretas que demuestran que al presidente de los EE.UU. no le gusta perder y que tira de trampas cuando el juego no está a su favor,

Trump llegó a engañar al propio Tiger Woods en el 2017, jugó una ronda con él y con Dustin Johnson, actual número uno del mundo, y testigos afirmaron que Trump se anotó algún hoyo a pesar de que mandó dos pelotas al agua.

Rick Really acusa en su libro a Trump, su caddie y a agentes del servicio secreto de correr a por las pelotas cuando caen en lugares que no puntúan a favor del presidente. Debido a anécdotas como esta, Trump se ha llevado el apodo de ´Pele´en el Winged Food Golf Club. Really sostiene que las artimañas de Trump en los campos de golf reflejan en gran medida la vida personal del presidente.

Trump no es el primer presidente acusado de amañar los disparos fallidos. Bill Clinton también era propenso a repetir disparos sin el menor remordimiento.