Italia

Giorgia Meloni estrena mandato con polémica: aumenta de 2.000 a 10.000 euros el límite para pagar en efectivo

La oposición en Italia critica que la medida promoverá la evasión fiscal al facilitar la circulación del dinero negro

Giorgia Meloni, primer ministro de Italia

Giorgia Meloni, primer ministro de Italia EFE

Publicidad

Primera decisión. Primera polémica. El Gobierno de Giorgia Meloni ha provocado críticas por su decisión de aumentar de 2.000 a 10.000 euros la cantidad máxima con la que se puede pagar en efectivo. Según la oposición italiana, esta medida promoverá la evasión fiscal al facilitar la circulación del dinero negro. Los expertos, por otro lado, están divididos sobre los efectos que podrá tener esta nueva norma.

En su intervención en el Senado, "el primer ministro" Meloni (en masculino, como ha pedido que se le trate) defendió esta propuesta, asegurando que hay países donde no hay límite al uso de efectivo “y la evasión es muy baja”.

La evasión fiscal es un problema crónico en Italia, con más de 100.000 millones de euros evadidos al año, según datos del Tesoro. En 2019 se evadió un 18,5% de los impuestos adeudados.

El efectivo es más difícil de rastrear en comparación con los pagos electrónicos, por lo que es más probable que se utilice con fines ilícitos. Sin embargo, obligar a la gente a usar tarjetas de crédito es impopular en algunos sectores, aparentemente por razones de libertad y privacidad.

Otras medidas polémicas de Giorgia Meloni

También ha generado críticas la propuesta del nuevo primer ministro de poner en marcha una "paz fiscal" con los contribuyentes que tengan causas abiertas con Hacienda. Aunque Giorgia Meloni no explicó los detalles, se especula que consistiría en librarse del pago de las sanciones y de los intereses, no de la deuda en sí. Hay quien ve en este medida una suerte de amnistía fiscal encubierta.

En su discurso en el Senado, también apostó por reanudar la extracción de gas italiano para "liberar" al país de una dependencia energética «inaceptable». "Hacen falta medidas a medio plazo para liberar a Italia de una dependencia energética inaceptable. Estoy pensando en la extracción de gas natural. Creo que hay que utilizar los recursos nacionales como pide Europa", manifestó.

La líder de Hermanos de Italia se centró en la emergencia energética, así como en la crisis en la cadena de suministro derivada de la pandemia. "Nunca estaremos dispuestos a pasar de la dependencia del gas ruso a la dependencia de las materias primas chinas", dijo.

Publicidad