Ghana y Costa de Marfil, los mayores productores de cacao del mundo, amenazan con dejar sin chocolate a los mercados de todo el mundo. Ambos países suman el 60% de la producción mundial de esta materia prima y se han unido para exigir a la industria un aumento en el precio de la tonelada de cacao hasta un mínimo de 2.300 euros. Esta subida permitiría, según organizaciones no gubernamentales y los países afectados, mejorar el nivel de vida de los pequeños productores de la zona.

Este precio supondría alrededor del 10% más de lo que Acra y Yamasucro reciben por tonelada en la actualidad. Representantes de ambos países y de las principales compañías del sector se reunieron el pasado mes de junio sin lograr alcanzar un pacto sobre el precio mínimo del producto. El parón de la exportación sigue convocado para 2020.

La medida "puede hacer que muchas familias salgan de la pobreza en la que ahora mismo están y podría ayudar a eliminar la explotación infantil" en la zona, ha explicado a Antena 3 el responsable de Comercio Justo de Intermón Oxfam, Paco Juan. Según su testimonio, los menores trabajan en esta industria para colaborar en la economía familiar y reciben sueldos aún más bajos que los de los trabajadores adultos.

A su juicio, la subida planteada por los Gobierno de Ghana y Costa de Marfil es "asumible" para las empresas del sector, que mueve alrededor de 100.000 millones de dólares al año. "No entenderíamos que nos dijeran que eso les va a impedir comercializar su producto con normalidad", ha asegurado. Las empresas o los consumidores serían quienes asumirían el aumento del precio de la materia prima.