Gemalto

Publicidad

POR LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA

Una empresa de tarjetas SIM reconoce ataques por parte de Gran Bretaña y EEUU

La compañía creadora de tarjetas SIM, Germalto, ha confirmado que ha sufrido 'ataques sofisticados' para poder espiar conversaciones telefónicas y acceder a ordenadores de la empresa.

Agencia | Madrid
| 26.02.2015 10:02

El fabricante francés de tarjetas SIM, Gemalto, ha confirmado este miércoles que ha sufrido varios "ataques sofisticados" entre 2010 y 2011, aunque ha negado el "robo masivo" de información.

Esto se ha descubierto como una gran investigación periodística. Gracias a documentos proporcionados por Edwars Snowden, se descubrió que el grupo había sido víctima de una piratería masiva perpretada supuestamente por los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos, con el fin de escuchar conversaciones telefónicas.

La agencia británica GCHQ y la NSA estadounidense podrían haber robado la claves de cifrado que les permite tomar el control de un gran número de tarjetas SIM y restaurar "las conversaciones de los teléfonos móviles sin la aprobación de las autoridades o compañías telefónicas" y también descifrar conversaciones cifradas, según ha confirmado Gemalto.

El periodo en el que se han descubiertos estas es entre 2010 y 2011. Estos ataques habrían sido "particularmente sofisticados". También se han detectado varios intentos de acceso a los ordenadores empleados por Gemalto.

De momento la compañía ha asegurado que no ha podido identificar a los autores de estos ataques, pero que creen firmemente que están relacionados con los servicios de inteligencia británicos y estadounidenses.

Gemalto, cuya imagen se ha visto empañada por las revelaciones, ha dicho que está "preocupado" por el hecho de que "las autoridades estatales han sido capaces de poner en marcha este tipo de operaciones en contra de las empresas privadas no culpables de actividades sospechosas.

Gemalto, que emplea a 12.000 empleados e incluye como clientes más de 400 operadores líderes, auque afirmó que la pérdida económica esperada en este caso no debe ser "significativa".

Publicidad