CAMINANDO POR UNA CUERDA

Un grupo de funambulistas desafía la gravedad a 300 metros de altura

Un grupo de funambulistas desafía a la gravedad caminando a 300 metros de altura por una cuerda de un grosor de dos centímetros y medio. Atados con arnés ponen a prueba el vértigo de los que lo practican y los que lo ven en un ejercicio de equilibro y piruetas.

Publicidad

Publicidad