Informática

El próximo objetivo de Rusia: desconectar Europa de Internet

El próximo objetivo de Rusia podría ser la desconexión de Europa a Internet. Francia permanece en alerta tras haber detectado tres cortes en cables de conexión en Marsella, sabotajes que apuntan a los rusos como presuntos autores.

Internet

Internet Pexels

Publicidad

No es ningún secreto que Rusia se ha propuesto destruir toda fuente energética en Ucrania a la mayor brevedad posible. De hecho, ya lo dijo un tertuliano en la televisión rusa, en unas muy polémicas declaraciones en las que aseguraba que "una semana sin electricidad en Kiev, y estarán nadando en mierda". De hecho, la mayor parte de los drones kamikazes que Rusia lanza no suelen ir contra la población civil, sino contra infraestructuras energéticas que son cruciales para mantener a la población protegida del incesante frío que llegará en pocas semanas.

Ahora, son otros países los que permanecen en alerta máxima, ante la posibilidad de que Rusia también esté tratando de boicotearlos por su apoyo a Ucrania. Es lo que ocurre con Francia, que ha detectado hasta tres cortes en cables de conexión situados por debajo de la superficie, que son vitales para el acceso a Internet. Todos estos cables se encuentran en la ciudad francesa Marsella y están redireccionados a un total de tres ciudades diferentes, las cuales son Lyon, ubicada también en Francia, Milán en Italia, y Barcelona en España.

Las roturas de los cables pueden haberse producido por múltiples circunstancias, pero resulta cuanto menos llamativo que se hayan producido en la misma dirección, con tan poco tiempo de diferencia, y en una zona tan crucial como lo es Marsella. Otro dato a tener en cuenta es que estos daños han sido detectados poco después de que España acordara la creación de un corredor 'verde' entre Marsella y Barcelona, donde se ha hallado uno de los daños en la red marítima. Este pacto energético, llamado 'BarMar', tiene la intención de unir Francia con toda la Península Ibérica.

Rusia encarece los precios por el suministro de gas

Mientras el precio del gas se dispara en Europa, Rusia hace valer el aislamiento al que se ve sometida y ha encarecido el coste del suministro que envía a Europa. La jugada le sale muy rentable al Kremlin por una sencilla razón: hay países totalmente dependientes de su gas, como es el caso de Bulgaria o Hungría, que no pueden permitirse buscar una alternativa. Por ese motivo, encarece los precios para los países dependientes, a modo de compensación por todo el dinero que han dejado de pagar otros no tan dependientes, como es el caso de Alemania.

Por si fuera poco, Rusia sigue obteniendo ganancias históricas en lo que a beneficios se refiere, y cada vez son más las que está logrando Gazprom, una de las principales compañías energéticas, cuyos beneficios suelen ir también a las arcas públicas del Estado ruso. En medio de la discusión sobre cómo evitar que Rusia continúe vendiendo su gas a Europa, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pide más medidas para evitarlo, puesto que, según él considera, "se está financiando a Rusia" con ese dinero, haciendo que la guerra continúe.

Publicidad