aplicaciones coronavirus

Publicidad

Coronavirus

Francia presenta StopCovid, una aplicación para rastrear contagios que ha causado polémica

La aplicación francesa StopCovid permite a quien haya dado positivo alertar automáticamente al resto de usuarios con los que el Bluetooth de su teléfono haya estado en contacto a menos de un metro y como mínimo durante 15 minutos.

En resumen

  • Para que fuera eficaz, debería descargársela el 60 % de la población
  • StopCovid estará operativa desde este próximo martes

Esta semana el Gobierno francés lanza una aplicación móvil para controlar la epidemia de coronavirus llamada StopCovid. Esta 'App' es de uso voluntario y permite a quien haya dado positivo alertar automáticamente al resto de usuarios con los que el Bluetooth de su teléfono haya estado en contacto a menos de un metro y como mínimo durante 15 minutos para que estos últimos puedan hacerse la prueba y frenar así la cadena de contagios.

StopCovid estará operativa desde este próximo martes, día del inicio de una nueva fase de la desescalada en Francia, y ha obtenido la aprobación del Parlamento y de la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL), encargada de velar por la protección de datos en Francia.

Desde que fue anunciada el 8 de abril es foco de inquietudes, aunque el Gobierno asegura que será imposible conocer la identidad del usuario o geolocalizar dónde ha estado y que su utilización se mantendrá voluntaria y limitada a la duración de la pandemia, que en Francia ha provocado unas 28.700 muertes.

Las críticas sobre los peligros de esa aplicación que también se plantean otros países europeos coinciden. Para que fuera eficaz, debería descargársela el 60 % de la población, pero experiencias similares en Singapur o Corea del Sur reflejan que el porcentaje de uso no superó el 30 %.

Otro problema es el Bluetooth ya que la potencia para calcular la distancia dependerá de la marca y del modelo del teléfono. La aplicación podría por tanto no detectar casos positivos o, al contrario, crear alertas innecesarias y añadir presión al sistema sanitario, según algunos expertos.

Publicidad