POR LA ALARMA YIHADISTA

POR LA ALARMA YIHADISTA

Francia obliga a identificarse a los compradores de componentes explosivos

El registro debe especificar nombre, apellido, lugar, fecha de nacimiento, dirección del comprador, documento de identidad, descripción precisa de la sustancia o de la mezcla, concentración, cantidad, uso previsto, fecha y lugar de la transacción y el modo de pago. Entrará en vigor a partir de este viernes y los comerciantes que no cumplan la normativa se enfrentarán a multas de hasta 1.500 euros.

Cinturones explosivos falsos
Cinturones explosivos falsos | Policía Metropolitana

Toda persona que compre en Francia componentes con los que se puedan fabricar explosivos deberá identificarse a partir de este viernes, una medida anunciada este jueves por el Ejecutivo, que refuerza su lucha contra el terrorismo.

El decreto publicado en el Boletín Oficial, que entra en vigor este viernes, tiene como objetivo evitar la fabricación entre otros del TATP, usado por la organización yihadista Daesh en algunos de sus ataques en Europa.

El triperóxido de triacetona (TATP), más conocido como 'la madre de Satán', necesita tres elementos relativamente accesibles: un ácido fuerte como el sulfúrico, peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y acetona.

El decreto establece que el registro de compras de los precursores de explosivos debe especificar el nombre, apellido, lugar y fecha de nacimiento y dirección del comprador, su documento de identidad, una descripción precisa de la sustancia o de la mezcla y su concentración y cantidad.

El uso previsto para esa compra, la fecha y el lugar de la transacción y el modo de pago deben figurar igualmente en el documento que se pedirá a los comerciantes, quienes en caso de no atenerse a la normativa pueden ser multados con hasta 1.500 euros.

El texto impulsado por el gabinete del presidente Emmanuel Macron sigue las recomendaciones de enero de 2013 del Parlamento Europeo y del consejo sobre la comercialización y el uso de precursores de explosivos.

Tiene como objetivo "prevenir las afrentas a la seguridad pública al limitar y controlar la puesta a disposición de los consumidores de determinadas sustancias o mezclas que pueden ser utilizadas de forma indebida para la fabricación de explosivos".

Para conseguirlo, el Ejecutivo apuesta por "garantizar el seguimiento de las transacciones" correspondientes.

Los datos recopilados, que estarán en manos de la policía o de la gendarmería, no podrán ser conservados más allá de cinco años a partir de la fecha de su registro.

Francia, que sigue en estado de emergencia y que ha vivido en los últimos meses ataques yihadistas contra las fuerzas de seguridad, sufrió en 2015 y 2016 una oleada de atentados que dejó 239 muertos en ataques como los de París el 13 de noviembre de 2015, el del paseo Marítimo de Niza el 14 de julio de 2016 o el del semanario 'Charlie Hebdo' en enero de 2015.

EFE | Madrid | 31/08/2017

Seguro que te interesa

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.