Miles de franceses indignados con la ola de violencia que afecta a la comunidad judía salen a las calles. El último atentado ha sido la profanación de 96 tumbas en un cementerio judío.

Casi 100 tumbas de un cementerio judío de Quatzenheim, cerca de Estrasburgo, aparecieron profanadas este martes, en un momento en que se ha producido un aumento de actos antisemitas en Francia que ha generado la condena generalizada de la clase política.

El diputado Sylvain Waserman, que fue alcalde de Quatzenheim durante diez años, explicó en su página de Facebook que se encontraron cruces gamadas pintadas en las tumbas de ese cementerio, que existe desde 1795.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, denunció en Twitter que "estos actos repugnantes son una injuria a la memoria de nuestro país, a los valores que forjaron el alma de nuestro pueblo", y afirmó que se hará lo posible para que no queden impunes.

En el último año han aumentado más de un 70% los ataques antisemitas en Francia. En este momento, el presidente Macron asiste a una cena en el Consejo Representativo de las Instituciones Judías, donde está previsto que anuncie medidas para contener el repunte del odio hacia los judíos.