39.999833

Publicidad

Coronavirus

Francia estima que una segunda ola epidémica de coronavirus llegará en otoño o en invierno

El Consejo Científico de Francia ha advertido de un aumento de la circulación del coronavirus y una relajación de las medidas sanitarias por parte de la población cuando, en las últimas semanas, se registran cerca de 1.000 contagios al día.

En resumen

  • "El equilibrio es frágil y podemos bascular en cualquier momento en un escenario menos controlado como en España, por ejemplo"

El Consejo Científico de Francia ha advertido de un aumento de la circulación del virus y de una relajación de las medidas sanitarias por parte de la población. En las últimas semanas registran cerca de 1.000 contagios al día y ven cada vez más cerca la segunda ola de la pandemia.

En uno de sus informes periódicos publicado ahora, pero con fecha del 27 de julio, el consejo científico también considera "altamente probable que se observe una segunda ola epidémica en otoño o en invierno" y que en ese caso la respuesta tendrá que ser diferente de la que hubo en la primera.

A más corto plazo, hace hincapié en que en Francia "el equilibrio es frágil y podemos bascular en cualquier momento en un escenario menos controlado como en España, por ejemplo". A ese respecto, recuerda que desde comienzos de julio, las autoridades españolas tuvieron que dar marcha atrás en la desescalada con un confinamiento de más de 200.000 habitantes en Lleida, en Cataluña, y en 14 municipios de A Mariña, en Galicia.

Desde el 24 de julio, Francia desaconseja viajar a Cataluña por el empeoramiento de las condiciones, aunque no hay prohibición ni se imponen cuarentenas a los que entran en el país procedentes de allí.

Los autores del documento subrayan que "Francia se encuentra en una situación controlada pero frágil" con una mayor circulación del virus este verano y que "el futuro de la epidemia a corto plazo está en gran medida en manos de los ciudadanos" con el respeto de las medidas de prevención.

Francia impone el uso de mascarillas

Desde el pasado 20 de julio, el uso de la mascarilla es obligatorio en lugares públicos cerrados en Francia. La multa por incumplir la normativa está fijada en 135 euros, pero si se reincide la sanción puede ascender a casi 4.000 euros y seis meses de cárcel.

Publicidad