Francia

Francia cierra las discotecas durante cuatro semanas para contener el avance de la pandemia

El primer ministro de Francia, Jean Castex, anuncia que las discotecas en Francia no abrirán ya hasta 2022, puesto que cerrarán durante cuatro semanas por los malos datos de la pandemia.

Jean Castex

EFE Jean Castex

Publicidad

La pandemia no da tregua y ya se temen malísimas cifras antes, durante y después de la Navidad. Es por ello que numerosos gobiernos de todo el planeta están comenzando a adoptar medidas para tratar de contener la propagación del virus, muy especialmente con su nueva variante. Uno de los últimos países en hacerlo ha sido Francia.

Este lunes, el primer ministro francés, Jean Castex, ha anunciado que a partir del próximo viernes, Francia cerrará las discotecas de todo el país por cuatro semanas, es decir, no volverán a abrir sus puertas hasta el próximo año, cuando ya haya pasado la Navidad. Esta medida no afecta a la hostelería, que de momento, permanecerá abierta en el país.

Fue precisamente este pasado verano, cuando el secretario de Asuntos Europeos francés, Clément Beaune, arremetió contra España, asegurando que nuestro país era de aquellos que "han abierto demasiado rápido y de forma imprudente, con discotecas abiertas sin control".

Francia ya cerró discotecas hace meses

Esta no es la primera vez a lo largo de 2021 que Francia opta por cerrar discotecas para tratar de contener la pandemia. Ya lo hizo varios meses antes, cuando fueron reabiertas el 9 de julio tras varias semanas sin actividad, y ante la inminente llegada del verano y el repunte turístico, se decidió revocar la medida, puesto que la vacunación también estaba aumentando.

Actualmente, Francia tiene registrados más de ocho millones de contagios desde el inicio de la pandemia, así como más de 120.000 muertes. En lo que a la vacunación se refiere, un 70,5 % de la población está ya inmunizada tras haber recibido la pauta de vacunación completa, pero los datos siguen sin mejorar y ya se adoptan estas medidas para intentar revocar las estadísticas desesperanzadoras.

Por otra parte, el debate de la vacunación obligatoria sigue sin terminar en Europa. Austria ya anunció que la hará obligatoria a partir de febrero, misma medida que adoptó Alemania semanas más tarde. Por ahora, en Francia no se valora dicha posibilidad, pero tampoco se descarta.

Publicidad