Lo conocen como 'Popeye'. El fisioculturista ruso Kirill Tereshin, ha conseguido tener unos bíceps de hasta 60 centímetros de diámetro gracias a las inyecciones de aceite que se administraba. Utilizaba el mismo aceite con el que daba brillo a su cuerpo en las competiciones, que contiene un 85% de aceite, 7,5% de lidocaína y 7,5% del alcohol.

El fisioculturista ha pedido ayuda en sus redes sociales para poder sacar de sus brazos el aceite que se inyectaba. Ha iniciado una recaudación de fondos para poder operarse en Alemania o Israel, donde sí le podrían tratar.

La inyección de ese tipo de aceite en el cuerpo puede causar problemas pulmonares, daño en los nervios e, incluso, ataques al corazón. 'Popeye' comenzó a sentir dolores en los brazos y por eso decidió dejar de usar el aceite y pedir ayuda para poder solucionar su problema.

No obstante, días después subió un vídeo a su cuenta de Instagram en el que mostraba cómo se sometía a un aumento de pómulos.