LOS CIRUJANOS ESTABAN EN CONTRA

Una familia somete a su perro a una operación de cirugía plástica para que se parezca al de la película 'La Máscara'

La familia se dio cuenta de que al animal le estaban creciendo las orejas hacia arriba, cosa que no les gustaba porque por ese motivo no podían llevarlo a desfiles ni encontrarle una compañera para que se reprodujera. Por ello, pese a la negativa de los veterinarios, decidieron que lo mejor era cambiar la forma de sus orejas pasando por el quirófano.

La dueña junto al perro

Publicidad

Una familia rusa ha sido criticada después de que llevaran a su perro al veterinario para someterlo a una cirugía plástica porque no les gustaba la forma de sus orejas. Querían que el veterinario bajara las orejas al animal para que se pareciera más al perro que aparece en la película 'La Máscara', de Jim Carrey.

Marina Esmat, una mujer de 37 años procedente de Rusia, compró la mascota para su hijo pequeño. Sin embargo, pronto descubrieron que las orejas del animal se estaban poniendo de punta. Utilizaron pesos y pegamento para intentar que sus orejas se mantuvieran caídas, pero al ver que no funcionaba, recurrieron a la cirugía.

Esmat explica que se dieron cuenta de lo que ocurría un mes después de adquirir el cachorro. "Decidimos que podríamos arreglarlo y empezamos a buscar un cirujano. Primero intentamos pegar monedas a sus orejas, pero no funcionó. El perro además estaba disconforme con esto", cuenta la dueña, quien añade que durante una reunión familiar decidieron que solo la cirugía podía arreglar el problema.

Dice que los médicos trataron de hacer que cambiaran de opinión, pero ellos estaban convencidos de que el perro estaría mejor después de la operación, según recoge Metro.

"Queríamos que se reprodujera, pero con las orejas para arriba, no encontrábamos una compañera. También queríamos llevarlo a desfiles de perros. Ahora todo está correcto", asegura la dueña.

Los veterinarios fueron a ver a la familia para explicarles que no era una buena idea, pero se negaron a hacerles caso. El cirujano Andrey Mezin, que estaba en contra de esta operación, asegura que "esta operación no está justificada", pero debido a la insistencia de los dueños, la llevaron a cabo rompiéndole el cartílago al animal.

Publicidad