Apagón París

Un "fallo técnico" provoca un apagón en París y deja a oscuras a 125.000 hogares en la capital gala

Unos 125.000 hogares en París se vieron afectados por el apagón que sufrió la capital gala en la noche del jueves.

Publicidad

Llevamos meses especulando con la posibilidad de apagones en Europa y durante la noche del jueves, en medio de la primera ola de frío que azota la capital francesa, París se fue a negro dejando a 125.000 hogares sin electricidad.

Varios distritos del sur de París se quedaron a oscuras a consecuencia de un "fallo técnico en un transformador" del proveedor de energía Enedis.

Enedis se dio prisa en volver a poner en funcionamiento unos reactores nucleares afectados por problemas de corrosión. Desde el ejecutivo galo ya se había advertido de posibles cortes de electricidad en caso de que se produzca un desfase entre la oferta y la demanda aunque tranquilizaban diciendo que no se prolongarían más de 2 horas y se harían con preavisos.

Los distritos afectados fueron el tercero, cuarto y quinto y los cortes tuvieron lugar entre las 22:15 horas. El suministro se restableció hacia las 23.00 horas, según informó en Twitter la división de RTE para la región que engloba París, Île de France.

El plan del Gobierno

Los cortes que planificó el gobierno francés se extenderían por un máximo de 2 horas, únicamente durante los pico de consumo (de 08:00 a 13:00 y de 18:00 a 20:00). Además, no afectarían a ningún departamento por completo, a fin de repartir su impacto.

De esta estrategia quedan excluidos ciertos servicios e infraestructuras críticas como hospitales, cuarteles de bomberos o de Gendarmería, y entonces un 40 % de la población estaría a salvo ya que comparte las líneas eléctricas prioritarias con esas instalaciones. Ello supone que los cortes podrían afectar a un 60 % de la población, pero nunca a todos a la vez, sino que sería en algunas zonas y ninguna los sufriría de forma repetida.

En caso de apagón, las zonas afectadas serían avisadas la víspera, para que puedan prepararse y, en caso de un fuerte recorte del consumo, evitar la interrupción del suministro.

Publicidad