Publicidad

Gemelos

El extraño caso de una mujer que ha dado a luz a mellizos concebidos con 3 semanas de diferencia

Se trata de un raro fenómeno conocido como superfetación y que solo se ha dado 14 veces en la historia. El último caso ha sido el de una mujer británica que ha gestado mellizos con una diferencia de edad de 3 semanas.

Es un fenómeno muy raro y solo se tiene constancia de que haya ocurrido 14 veces en la historia. Una mujer ha dado a luz a mellizos que habían sido concebidos con una diferencia de 3 semanas en Reino Unido. Este hecho recibe el nombre de superfetación y se da cuando se fecunda con éxito un óvulo liberado durante el embarazo.

La británica Rebecca Robertson se quedó embarazada y fue, acompañada de su marido, a hacerse una ecografía. Todo estaba normal, los médicos les dijeron que estaban esperando un bebé. O eso creían. En otra revisión, en la semana 12 de embarazo, los médicos se quedaron extrañados por lo que estaban viendo: había otro bebé con una diferencia de tamaño considerable respecto al primero.

Según cuenta la pareja a 'Mirror', en el momento de la noticia todo estuvo lejos de ser una anécdota curiosa. Que se produzca este fenómeno es tan inusual que a los doctores solo se les ocurría pensar que algo iba mal en el embarazo. "Nuestro mundo se derrumbó, no pude disfrutar de mi embarazo en absoluto, todas las cosas que se supone que debes disfrutar se fueron. Fue muy, muy atemorizante. Fue un largo período de sorpresas y constantes bajas. Era como si estuvieran tratando de demostrar que algo andaba mal", cuenta Rebecca al diario británico.

A todo este proceso se tuvo que enfrentar Rebecca sola ya que su marido no podía acceder a la sala donde la exploraban por las restricciones del coronavirus. Finalmente, tras muchas pruebas un especialista del Hospital Bath Royal United llegó a la conclusión de que se trataba de un caso de superfetación. "Era muy obvio que un gemelo era mucho más grande que el otro. Había una diferencia de tamaño de tres semanas entre ambos. Así que, básicamente, me quedé embarazada mientras estaba embarazada", cuenta.

Ninguno de los progenitores había oído hablar de este fenómeno ya que, aunque se da en algunos animales, es muy raro en humanos. Ambos relatan el alivio que sintieron cuando supieron que nada iba mal en ninguno de sus hijos.

En septiembre de 2020, los médicos sí que vieron que había un problema en el cordón umbilical del segundo mellizo. Así que decidieron practicarle a Rebecca una cesárea en la semana 33 de gestación. Ambos bebés nacieron bien, pero pasaron semanas en la UCI. El mayor, Noah, estuvo ingresado durante 3 semanas y media. Y la pequeña, Rosalie, el segundo bebé gestado, estuvo más de 90 días en el hospital.

Finalmente, en Navidad, esta familia pudo irse junta a casa y los bebés crecen sanos, aunque sigue habiendo una diferencia de tamaño más que evidente.

Publicidad