Los visitantes de esta interesante exposición podrán descubrir, a partir del 11 de marzo, que este dinosaurio tenía plumas o que sus extremidades superiores eran mucho más pequeñas de lo que se pensaba hasta ahora.

Según revela la presidenta de la institución, Ellen Futter, "el T-Rex empezaba siendo un adorable polluelo, pero podía engordar hasta 63 kg en un solo mes mientras se convertía en un enorme adulto que se situaba en lo más alto de la cadena alimenticia"

El Museo de Historia Nacional de Nueva York lleva trabajando sobre el T-Rex desde 1902, cuando se descubrió el primer ejemplar.

La exhibición mostrará el trabajo llevado a cabo durante este siglo mostrando un esqueleto a tamaño real, representaciones del T-Rex en sus primeros días de vida, fósiles y moldes de sus garras o dientes y numerosas experiencias a través de la realidad virtual.