Publicidad

Una explosión en un autobús de Tel Aviv dejó al menos veintitrés heridos, según recogen medios de comunicación locales como The Jerusalem Post. "El suceso se produjo en la Calle Shaul Hamelej (de Tel Aviv) y dejó al menos una decena de heridos", declaró a Efe Yeruham Mandola, portavoz de la Estrella de David Roja. Por su parte, un responsable policial dijo al Canal 10 de la televisión israelí que tres de los heridos se encuentran en situación muy grave.

La explosión se produjo en las inmediaciones del Hospital Ijilov de Tel Aviv, a donde han sido trasladados los heridos. La Policía investiga las circunstancias del suceso y si la explosión tuvo lugar en el interior del autobús y fue provocada por un suicida, o si se trata de un artefacto dejado en su interior o el impacto de un proyectil, añade el canal televisivo.

El suceso se produce en medio de la escalada violencia desatada entre israelíes y palestinos por la operación militar que el Ejército de Israel lanzó contra la franja de Gaza hace ocho días. Desde que se inició la ofensiva israelí "Pilar Defensivo" en Gaza han muerto unos 140 palestinos y más de un millar han resultado heridos, mientras que han perdido la vida cinco israelíes y sufrido heridas alrededor de 40.

El alto el fuego no llega, aunque siguen las conversaciones

El nuevo incidente coincide además con un momento en que israelíes y palestinos tratan de alcanzar un alto el fuego con contactos a través de mediadores internacionales.

Y es que los esfuerzos internacionales para acordar una tregua en Gaza se han redoblado en las últimas horas, en medio de un aumento de la violencia, pues a la ofensiva israelí y al lanzamiento de cohetes desde la Franja se sumó hoy un atentado en Tel Aviv que puede malograr la negociación.

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton; el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente egipcio, Mohamed Mursi, mantienen intensas gestiones, apoyadas hoy por el Papa, para lograr una tregua que se resiste, pese a que ayer parecía inminente.

"Las conversaciones siguen adelante, no hemos abandonado la esperanza", declaró Mark Reguev, portavoz del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. "Habíamos valorado que además de la amenaza de cohetes, podía haber atentados en las grandes ciudades. Existe la motivación y la capacidad de hacerlo", dijo el jefe policial Yohanan Danino.