Estados Unidos

Un exmarine mata a un bebé y otras tres personas en un tiroteo en Florida

Ninguna de las víctimas guardaba relación con el exmarine, quien sufría un trastorno de estrés postraumático y depresión ocasional.

Publicidad

Un exmarine de 33 años ha matado a cuatro personas, entre ellas una madre y su bebé de tres meses, este pasado domingo 5 de septiembre y posteriormente se ha entregado a los agentes de policía, tras unos momentos iniciales en los que trató de resistirse.

Los hechos han tenido lugar en Florida, en Estados Unidos, cuando el exmarine identificado como Bryan Riley vestido de camuflaje y chaleco antibalas abrió fuego contra varias viviendas. Los disparos alcanzaron a cuatro personas, entre las que se encontraban una madre, su bebé de tres meses. Además, una niña de 11 años también resultó herida se ha sometido ya a una cirugía por las siete heridas de bala que recibió.

Cuatro muertos en el tiroteo

Las personas alcanzadas por las balas han fallecido y no había ningún tipo de relación entre Bryan Riley y ellas.

El alguacil del condado de Polk en Florida, Grady Judd, donde se han producido los hechos, ha afirmado que el exmarine intercambió disparos también con la policía antes de rendirse y que llegó incluso a agarrar el arma de uno de los agentes, tratando así de evitar su detención.

Un veterano de guerra

Bryan Riley trabajaba como guardaespaldas y guardia de seguridad ya había estado en las guerras de Irak y Afganistán. Su pareja habría asegurado que sufría un trastorno de estrés postraumático y depresión ocasional, según ha afirmado Grady Judd. Un trastorno que se habría empeorado en las últimas semanas, cuando el propio Riley habría reconocido "hablar con Dios", como ha avanzado también su pareja.

Las cuatro víctimas de este tiroteo en el condado de Polk en Florida no guardaban ninguna relación con el exmarine, que ya ha sido detenido. En el momento del arresto, Riley se encontraba bajo los efectos de una medicación que contiene metanfetamina.

Publicidad