A TRAVÉS DE UNA CARTA

El exdirectivo de Oxfam salpicado por los abusos sexuales niega las acusaciones pero reconoce errores: "Soy de carne y hueso"

Roland Van Hauwermeiren, salpicado por el escándalo por los abusos sexuales en Oxfam, niega haber actuado de forma incorrecta y asegura que nunca organizó "orgías" ni visitó burdeles del país. Si bien, ha reconocido no ser "un santo" y haber tenido una breve relación sexual con una mujer local, pero asegura que nunca pagó por ello.

Logo de la ONG Oxfam

Publicidad

El antiguo directivo de Oxfam en el epicentro del escándalo por abuso sexual que ha golpeado a la sección británica de la ONG ha asegurado este jueves que cometió "errores" cuando trabajó en Haití pero ha negado haber pagado a prostitutas o abusado de menores.

En su primera reacción a las denuncias sobre su conducta, Roland Van Hauwermeiren, que fue director de Oxfam en Haití después del terremoto de 2010, ha dicho en una carta abierta enviada a una cadena de televisión en su Bélgica natal que no quiere presentarse como víctima sino que teme que Oxfam, otros trabajadores humanitarios y aquellos a quienes ayuda sufrirán por las acusaciones falsas.

En la carta de cuatro páginas, que ha podido ver Reuters, acusa a un antiguo empleado no identificado de ser la fuente de las informaciones que han sacudido al comunidad humanitaria mundial y empujado a Reino Unido y la Unión Europea a revisar su financiación a Oxfam. "No soy un santo. Soy un hombre de carne y hueso y he cometido errores (no es fácil admitirlo) y estoy profundamente avergonzado", ha escrito Van Hauwermeiren, un antiguo soldado de 68 años en flamenco a la cadena VTM.

Según ha dicho, renunció a su puesto al frente de la operación de Oxfam tras el terremoto de Haití porque no había ejercido un control suficiente sobre el personal acusado de una conducta sexual inadecuada. En este sentido, ha negado haber actuado de forma incorrecta y ha asegurado que nunca organizó "orgías" o visitó burdeles en el país.

Van Hauwermeiren ha reconocido que tuvo una breve relación sexual en su residencia de Oxfam con una mujer local a la que conoció como resultado de entregar a su hermana pequeña leche en polvo y pañales para su hijo. A este respecto, ha negado haberle entregado dinero pero ha dicho que la relación "generó rumores" y puso en compromiso tanto a Oxfam como su liderazgo.

En su carta, también ha hecho referencia a las acusaciones sobre su conducta en operaciones anteriores. En Liberia en 2004, ha reconocido, fue despedido por asistir a una fiesta donde había dos prostitutas aunque ha sostenido que solo "bailó y flirteó" con ellas. En cuanto a los rumores de que personal humanitario pagó por sexo en Chad en 2006 ha dicho que son un "completo sinsentido".

Van Hauwermeiren ha hablado de "calumnia" y ha sostenido que cree que las informaciones se basan en denuncias realizadas por un hombre al que despidió en Liberia por borracho y abusos del personal y al que no ha identificado. "Siento que he actuado mal pero no del modo en el que algunos medios están informando", ha defendido Van Hauwermeiren. "Estas acusaciones me están destruyendo y no me atrevo más a aparecer en público o hablar con mi familia e hijos", ha agregado.

Previamente, había hablado con periodistas del diario 'De Standaard', quienes acudieron a su residencia cerca de la costa y a los que les dijo que su relato haría que los medios "se sonrojaran de vergüenza". "No es que niegue algo.

Hay cosas que han sido descritas de forma correcta, pero hay muchas mentiras y exageraciones. ¿Fiestas todas las semanas? ¿Villas lujosas? ¿Mujeres pagadas con el dinero de la organización?", había señalado al diario.

El viernes pasado, 'The Times' reveló que Van Hauwermeiren y otros miembros del personal de Oxfam en Haití habían pagado prostitutas, algunas de las cuales podrían ser menores de edad, con dinero de la ONG en base a un informe interno de la misma.

Publicidad