HA ARRASADO MÁS DE 12.000 HECTÁREAS

El incendio de California continúa fuera de control y creciendo a gran velocidad

Más de 1.200 efectivos trabajan sobre un incendio en el condado californiano de San Bernardino cuyas llamas todavía no han logrado contener, ya han sido evacuados 82.600 residentes de más de 34.500 viviendas.

Bomberos actúan ante las llamas en un incendio en California

Publicidad

Un incendio fuera de control que se declaró este miércoles en un área montañosa del condado californiano de San Bernardino, a unos 115 kilómetros al noreste de Los Ángeles (EEUU), ha arrasado con más de 12.000 hectáreas y forzó la evacuación de 82.600 residentes de al menos 34.500 viviendas, además ha causado el cierre de numerosas escuelas.

El jefe del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California, Daniel Berlant, aseguró a través de Twitter que los bomberos y servicios de emergencia no han logrado por el momento contener las llamas de este incendio cuyo foco se sitúa en el Puerto de Cajón.

El fuego, denominado "Blue Cut Fire" y que ha avanzado con mucha rapidez en un solo día, provocó que el gobernador de California, Jerry Brown, declarara el estado de emergencia en el condado de San Bernardino. Más de 1.300 efectivos trabajan en las labores de extinción de las llamas, que cuentan además con la asistencia de diez aviones cisterna y ocho helicópteros.

Las autoridades mostraron su preocupación porque el calor, las rachas de vientos que pueden llegar hasta los 50 kilómetros por hora y la baja humedad, unidos a la grave sequía que desde hace años sufre California, entorpezcan las labores de los bomberos. Asimismo, el fuego obligó a cerrar varias rutas de transporte en la zona afectada, entre ellas la autopista 138 y la interestatal 15, que conecta el sur de California con Las Vegas.

El condado de San Bernardino permanece en estado de emergencia y las autoridades admitieron que no es posible conocer todavía el número de estructuras y edificios que han sido destruidos por las llamas. "Se alineó todo. El viento, el combustible y la topografía. Cuando eso sucede no hay nada que puedas hacer. Podrías usar todos los recursos de lucha antiincendio del mundo y el fuego continuaría", apuntó el capitán Howard Deets en respuesta al diario 'Los Ángeles Times'.

Publicidad