EN EL METRO DE NUEVA YORK

Esvásticas y mensajes de odio inundan el metro de Nueva York y los pasajeros reaccionan eliminándolos

Una gran cantidad de esvásticas y mensajes de odio hacia los judíos e islamistas han inundado el metro de la ciudad neoyorkina el pasado sábado. La reacción de los pasajeros ha sorprendido al resto de la sociedad, pues comenzaron a buscar entre sus pertenencias para eliminar los símbolos y las notas que allí figuraban.

Un pasajero del metro de Nueva York elimina un mensaje de odio hacia judíos en uno de los vagones

Publicidad

Un nuevo suceso en el metro de Nueva York ha inundado los medios de comunicación a nivel mundial. Unas esvásticas y graffiti cargados de odio hacia los judíos e islamistas inundaron las ventanas de los vagones el pasado sábado en la ciudad neyorokina y la reacción de los pasajeros ha resultado sorprendente. Comenzaron a buscar entre sus pertenencias utensilios que les ayudasen a borrar los mensajes de odio, así como pañuelos o desinfectantes.

"Los judíos pertenecen al horno", "Destruyan el Islam" o "Heil Hitler" eran algunas de las notas que figuraban en los cristales del metro.

Uno de los testigos del acontecimiento, Jared Nied, un chef de la ciudad de Manhattan, cuenta su experiencia: "La mujer de enfrente me vio mirando hacia el graffiti, me preguntó si podía hacer algo y me ofreció un pañuelo. Ahí es cuando se me ocurrió que el desinfectante podría funcionar".

Los pasajeros que presenciaron la innumerable cantidad de notas intolerantes a diversas religiones se sintieron "satisfechos por hacer lo correcto", según informa CNN. Y no sólo se dedicaron a eliminarlos, sino que algunos mensajes fueron transformados en símbolos de "amor". "Esto es lo que hacemos los neoyorkinos, transformamos el odio en amor. Este es nuestro mensaje a la nación y al mundo. Y no vamos a retroceder, ni ahora ni nunca", aclara Andrew Cuomo, el gobernador de Nueva York.

Gregory Locke, otro de los testigos, decidió publicar en su perfil de Facebook una imagen acompañada de un texto que relataba los hechos. A las pocas horas, la publicación se viralizó y fue compartida por más de 250.000 cuentas, entre ellas la de la hija del expresidente Bill Clinton, Chelsea Clinton, que lo hizo a través de su perfil en Twitter.

Este suceso está siendo investigado por el Departamento de Policía de Nueva York, quien lo califica como un "incidente motivado por prejuicios", aunque aún no han identificado a su autor.

Publicidad