65.002500

Publicidad

Coronavirus

La estrategia de Japón para frenar el coronavirus sin cuarentenas ni confinamiento

Japón se convierte en un ejemplo algo inusual tras ocho meses de convivencia con el coronavirus. El país, que no ha implantado confinamientos obligatorios, multas o cuarentenas a lo largo de la pandemia, parecer volver poco a poco a la normalidad tras "aprender a vivir con el virus".

Japón, ocho meses después de registrar sus primeros casos por coronavirus, está logrando volver poco a poco a la normalidad, un caso algo inusual ya que el país no ha impuesto confinamientos obligatorios, multas o cuarentenas a lo largo de la pandemia.

Además, las escuelas, bares y restaurantes de Japón están abiertos. Y no solo eso, sino que el gobierno japonés ha lanzado diversas campañas para incentivar la economía y animar a la población a viajar dentro del país o salir a comer fuera. Según ellos, su único secreto ha sido aprender a convivir con el virus.

El país asegura que es el "acercamiento único" al virus lo que les ha ayudado a mantener la economía del país. No luchar contra el virus, sino "aprender a vivir con él". Con esto, Japón espera servir como ejemplo para el resto de países, y especialmente para Europa, donde la segunda ola amenaza con fuerza.

De acuerdo a los datos oficiales, hasta el miércoles, la nación registró 1.500 muertes y 82.000 casos, mientras que el índice de mortalidad por 100.000 habitantes se mantiene en el 1% de la población.

¿Cuál es el secreto de Japón frente al coronavirus?

La estrategia del país se traduce en lo que ellos llaman `san mitsu´, su regla de oro: evitar espacios cerrados, multitudes y lugares en los que se hable muy alto. Y ponen de ejemplo la asistencia a eventos deportivos, siempre y cuando solo se escuche la megafonía.

El cierre de fronteras del país también ha sido un elemento clave para la contención de la pandemia. Todos aquellos extranjeros con permiso de residencia no han podido volver en estos ocho meses.

Además, Japón presume de un "acercamiento diferente al que se ha utilizado en la mayor parte del mundo", según explicaba el doctor Hitoshi Oshitani, profesor de virología de la Facultad de Medicina de la Universidad Tohoku, a BBC Mundo. "En casi todo el mundo la estrategia ha sido intentar contener el virus. Desde el principio, nosotros no tuvimos ese objetivo. Optamos por algo diferente: decidimos aprender a vivir con este virus", continuaba el profesor.

De acuerdo a sus declaraciones, Japón optó por disminuir la transmisión tanto como fuera posible, pero compaginado con el mantenimiento de las actividades sociales y económicas en el país. "Aceptamos que este virus es algo que no se puede eliminar. De hecho, la gran mayoría de las enfermedades infecciosas no se pueden eliminar, por lo que entendimos que la mejor forma de combatirlo era coexistir con él".

La cercanía con Wuhan preparó a Japón en la lucha contra el coronavirus

Irónico, pero cierto. Según las declaraciones de Oshitani, además de haber sufrido otras pandemias anteriormente, uno de los factores positivos fue la cercanía con Wuhan, origen del coronavirus. "Como estamos relativamente cerca de Wuhan, nos preparamos muy rápido porque sabíamos que podríamos tener muchos casos", recuerda el experto.

La ciencia, base para la lucha contra el coronavirus en Japón

Siguiendo las declaraciones de Oshitani, las estrategia japonesa de convivir con el virus se basó también "en el conocimiento que teníamos del virus y lo que íbamos descubriendo de él". Aunque el papel de los asintomáticos es algo ya conocido para todo el mundo, en Japón se convirtió en base estratégica desde el principio.

"Sabíamos que hay muchos casos asintomáticos o con síntomas muy ligeros. Esto hace muy difícil localizar todos los casos positivos. Y por eso, nuestro propósito no fue contenerlo desde el principio, sino que tratamos de suprimir las transmisiones lo más que pudiéramos".

Publicidad