Varios niños de un campamento de refugiados

Publicidad

Estados Unidos

Estados Unidos pide ayuda para atender a los miles de niños migrantes llegados desde México

Nancy Pelosi advierte que el país se enfrenta a una "crisis humanitaria" ante la llegada de miles de menores migrantes. Mientras, los republicanos aseguran que la situación es crítica y critican las políticas del nuevo gobierno.

La llegada masiva a Estados Unidos de niños migrantes que están cruzando la frontera con México obliga al Gobierno del país a solicitar ayuda a la agencia de emergencias FEMA para hacer frente a la saturación de los servicios de atención.

Según las últimas cifras de las autoridades americanas, durante el mes de febrero fueron arrestadas unas 100.000 personas en la frontera sur, de las que 9.457 eran menores no acompañados. Estos datos suponen un aumento del 28% respecto a enero.

Crisis humanitaria en la frontera

La presidenta de la Cámara de Representantes en EEUU, Nancy Pelosi, confirmó que se trataba de una "crisis humanitaria". La congresista demócrata adelantó que la Administración Biden pondría en marcha "un sistema, basado en hacer el mejor trabajo posible". Por su parte, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, pidió apoyo a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para albergar temporalmente a los miles de niños que cruzaron solos. Mayorkas rechazó que esto fuera una crisis pero sí matizó que era un "desafío en la frontera" que estaban gestionando.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos del país (HHS) tiene actualmente a su cargo a unos 8.800 niños migrantes. Diariamente se producen nuevas llegadas y según las cifras más de 3.700 menores permanecen en centros de detención.

Reforma migratoria

Una de las primeras propuestas de Joe Biden al convertirse en presidente fue presentar en el Congreso el proyecto de reforma migratoria. Una iniciativa para otorgar un permiso de residencia temporal durante 5 años para los migrantes. Al finalizar este período, podrán solicitar la permanencia legal en el país durante otros 3 años más mientras reciben la ciudadanía. En Washington, los republicanos denuncian que esto se está convirtiendo en un gran problema alentado por las políticas del nuevo gobierno.

Publicidad