PCR coronavirus

Publicidad

Estados Unidos

Estados Unidos exigirá a todos los viajeros procedentes de Reino Unido una PCR negativa del coronavirus a partir del lunes

Los viajeros que tengan previsto viajar a Estados Unidos desde Reino Unido a partir del próximo lunes tendrán que presentar una prueba de coronavirus negativa realizada, como máximo, 72 horas antes del viaje.

A partir del próximo lunes 28, Estados Unidos exigirá como requisito indispensable a todos los viajeros que lleguen de Reino Unido y quieran entrar en el país el resultado negativo de una prueba de coronavirus realizada 72 horas antes del viaje, como máximo, según han anunciado los centro gubernamentales de Control y Enfermedades (CDC).

Lo que se pretende con esta medida es intentar contener la nueva cepa del coronavirus detectada en Reino Unido, y que parece ser un 70% más contagiosa, explicaron los CDC en un comunicado.

Con esta nueva norma, todos los pasajeros que salgan de Reino Unido, sean o no ciudadanos estadounidenses, deberán entregar a las aerolíneas con las que van a volar un documento que acredite un resultado negativo en una prueba de coronavirus en las 72 horas anteriores al despegue. La prueba puede ser una PCR negativa o un test de antígenos.

Si las personas que van a viajar a Estados Unidos no presentan ese documento no podrán embarcar.

La aerolínea estadounidense Delta ya había comenzado ayer jueves a pedir a sus pasajeros un test negativo antes de embarcar; y United Airlines había anunciado que haría lo mismo a partir de lunes.

Se cree que la medida afecte a un pequeño número de población porque en marzo, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, ya restringió la entrada de extranjeros procedentes de Reino Unido, lo que redujo el tráfico aéreo entre ambos países en un 90%, de acuerdo a los CDC.

La nueva cepa del coronavirus ha provocado el confinamiento en el Reino Unido de más de 20 millones de personas y numerosos países de Europa, Asia, Latinoamérica y Oriente Medio han decidido suspender en los últimos días las conexiones aéreas con el Reino Unido.

Publicidad