Una mujer de Indiana, EEUU, se encuentra muy grave en el hospital después de que su hija le disparara por la espalda. La familia había salido en coche a comprar y cuando el padre entró en una tienda dejó su pistola en la parte trasera del vehículo. La menor la cogió y presionó el gatillo, disparando a su madre, embarazada, que se encontraba sentada en el asiento del copiloto.

La mujer, de apenas 21 años, fue capaz de salir del coche pero se desplomó en mitad de la calle mientras pedía ayuda.

Un helicóptero la trasladó al hospital, donde permanece ingresada en estado crítico pero estable.

Según recoge la NBC de Chicago, el padre de la niña está siendo investigado por las autoridades por poner en peligro la vida de un menor. Mientras tanto, la niña y su hermano, de un año, están siendo atendidos por servicios de protección infantil.