Cirugía

Esta modelo de Only Fans deja de andar por el peso de sus implantes de pecho y culo

Mary Magdalene, que fue vetada de un avión este verano por supuestamente enseñar "más de lo debido", ha explicado ahora que el peso de sus pechos le impide andar.

Mary Sebastian

Mary Sebastian Instagram

Publicidad

Una modelo canadiense conocida por sus continuas operaciones estéticas que incluso han desformado su rostro ha dado a conocer una triste noticia esta semana. El peso de los implantes de sus pechos y de su culo le impide caminar correctamente al hincharle las piernas y, por tanto, afectarle a sus tobillos.

En una de sus historias temporales de Instagram, con un tono cómico, la joven explicaba que estaba triste porque la silla de ruedas motorizada que había comprado no estaba disponible en color rosa. "Acabo de pedir mi scooter y, lamentablemente, solo tenían este color: rojo. Yo la quería rosa, así que la pintaré de ese color", escribía.

Mary Magdalene saltó a la fama internacionalmente en Instagram y, más tarde, en Only Fans por sus retoques estéticos que comenzó con 21 años y la han puesto en apuros en alguna que otra ocasión. La última vez, en junio de este año, cuando una aerolínea la expulsó de un avión momentos antes del vuelo que iba a coger destino Boston por, según su testimonio, portar un top deportivo que no cubría al completo sus grandes pechos, que superan los 10 kilos. Aseguró sentirse discriminada por los tripulantes del vuelo y denunció los hechos en sus redes sociales.

En su cuenta de Instagram, donde se define como "fanática de la cirugía" y "niña salvaje" y acumula 160.000 seguidores, muestra su día a día en casa y en el quirófano con todas sus operaciones (pechos, nalgas, labios, nariz, pómulos, tatuajes, liposucciones y agrandamiento de vagina) que, según algunos profesionales, rondarían los 150.000 euros.

A sus 30 años, ahora vive en Los Ángeles y sufre un problema que le impide andar con normalidad: sus piernas están continuamente hinchadas y sus tobillos no pueden soportar el peso de su cuerpo y el de todos los implantes, por lo que a partir de ahora se apoyará en una silla de ruedas monitorizada para poder continuar con su vida de la manera 'más normal' posible.

Publicidad