Halloween

Publicidad

Estados Unidos

Esta casa en Dallas, EE.UU, no para de recibir visitas de la policía en Halloween ¿Adivina por qué?

La casa de un artista norteamericano es un espectáculo terrorífico. En su patio, un muñeco yace con la cabeza destrozada, otro está descuartizado y varios cuerpos desmembrados aparecen metidos en bolsas de basura ensangrentadas. La policía de Dallas no para de recibir llamadas alertando de una masacre.

Halloween es uno de los días más especiales en EE.UU. Calabazas, caramelos, disfraces y visitas inesperadas hacen de esta celebración uno de las más esperadas por los norteamericanos que además, votarán el día 3 de noviembre.

La casa del terror

Y claro, los vecinos dedican tiempo, mucho tiempo, a decorara sus casas para que transformarlas en auténticas atracciones en Halloween. Una de esas casas está en Dallas. Allí un fan de Halloween ha querido convertir su casa en una carnicería.

Cadáveres descompuestos y troceados, sangre en la fachada, muertos colgando de las paredes, una especie de representación de la 'Masacre de Texas' sin motosierra. Detrás de esta creación está el artista Steven Novak que ha querido representar algo "horroroso" y parece que lo ha conseguido ya que la policía de Dallas no para de recibir llamadas alertando sobre una masacre.

Para Novak hacer travesuras es algo que lleva en los genes. "Siempre he estado haciendo travesuras como fantasmas voladores o esculturas de nieve de 3 metros de altura de mí mismo, así que si iba a hacer algo en Halloween, debía ser hiperreal".

Nada de luces, sin rastro de máquina de niebla para Halloween. La casa de Novak asusta. "Quería crear algo que asustara a la gente que pasara caminando en la oscuridad. Así que preparé algunos maniquíes y arrojé 20 litros de sangre por todas partes".

La casa de Novak es una un espectáculo de terror. En su patio, un muñeco yace con la cabeza destrozada, otro aparece descuartizado y otros cuerpos están metidos en bolsas de basura ensangrentadas y caídos de una carretilla". Mientras tanto, desde una ventana de la casa, una horda de zombis trata de escapar ante la atónita mirada de los ciudadanos que pasan por delante.

Publicidad