La Guardia Costera tuvo que recorrer varias millas para detener a una lancha rápida en la que los narcotraficantes transportaban más de una tonelada de cocaína frente a las costas del sur de California.

A pesar de que los delincuentes tiraron varios fardos de la droga al agua, los agentes lograron incautarse de la mayor parte del alijo. Seis personas han sido detenidas.