El presidente de Irán, Hasan Rohaní, ha anunciado que da marcha atrás a algunos compromisos adquiridos por el país en el acuerdo nuclear firmado en Viena en 2015, que tiene por objetivo que la República Islámica no se haga con un arsenal atómico.

Esta decisión tiene consecuencias importantes para España, ya que afectar al suministro de petróleo a España y a Europa. Solo el año pasado nuestro país importó 4.894.000 toneladas de petróleo de Irán.

Por el estrecho de Ormuz pasa el 30 por ciento de crudo de todo el mundo. Y ahora ese paso podría llegar a cerrarse.

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en funciones, Josep Borrell, considera "muy preocupante" que Irán haya decidido "avanzar en el incumplimiento" del acuerdo nuclear más de lo que se había pensado inicialmente, a raíz de las sanciones estadounidenses.

"Es una mala noticia", ha dicho a los periodistas tras participar en un debate en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales en Madrid.

El presidente de Irán, Hasán Rohani, ha asegurado este miércoles que el régimen de los ayatolás retomará las actividades de enriquecimiento de uranio de alto nivel si el resto de países firmantes del acuerdo (Reino Unido, Francia, China, Rusia y Alemania) no cumplen en el plazo de 60 días su promesa de proteger los sectores petrolero y bancario de Irán frente a las sanciones estadounidenses, según ha informado Reuters.