Publicidad

Cumbre europea

Pedro Sánchez indica que la suspensión de patentes "marca el camino" pero no es suficiente

La cumbre social europea se celebra en Oporto entre el 7 y el 8 de mayo. El presidente de Gobierno considera que "no solo hay que suspender patentes, sino por acelerar el proceso de transmisión de la tecnología y el conocimiento al conjuntode los países del planeta"

Pedro Sánchez asiste a la cumbre social europea que se celebra en Oporto, la primera cumbre presencial de los líderes comunitarios en 2021. España acude con la intención de pedir que la UE sea más ambiciosa en su agenda social después de la crisis causada por la pandemia del coronavirus. La Unión Europea empieza a estudiar la posibilidad de liberar las patentes de las vacunas en medio de una profunda división entre los socios.

Las patentes y la UE

Entre las cuestiones que lleva en su cartera el presidente del Gobierno está la propuesta sobre el debate de la liberalización de las patentes de las vacunas contra la covid, después de que Estados Unidos haya manifestado su apoyo a la suspensión.

Pero en Europa hay división de opiniones sobre las patentes. Alemania se opone, y esa no es una oposición cualquiera. Algunos países miembros ve más útil apostar por una transferencia voluntaria de tecnología para incrementar la producción.

El Gobierno español argumenta que el anuncio de que el presidente estadounidense Joe Biden "marca el camino, que ya iniciaron India y Sudáfrica", pero no es suficiente. Y defiende que esa decisión requiere tiempo, y además flexibilidad de las farmacéuticas para que aceleren la concesión de las licencias para que otros productores fabriquen las vacunas.

Por otra parte, los gobiernos de España, Francia, Dinamarca, Suecia y Bélgica han urgido este viernes al resto de socios de la UE a acelerar los trabajos para crear un mecanismo europeo que comparta dosis de vacunas contra la COVID-19 a todos los países del mundo, especialmente los más pobres, y que la UE reafirme así su papel de "liderazgo" global en la lucha contra la pandemia.

La propuesta española

Pedro Sánchez ha remitido a sus socios europeos una propuesta por la que "no solo hay que suspender patentes, sino por acelerar el proceso de transmisión de la tecnología y el conocimiento al conjunto de los países del planeta". Asimismo, ha añadido que también hay que apostar por "reforzar la capacidad de fabricación de vacunas en todo el planeta," al tiempo que se acelera su distribución, sobre todo para que pueda llegar a países que dada la situación de la pandemia "claramente lo necesitan".

En el documento de trabajo que se ha hecho llegar al resto de capitales, el Ejecutivo recalca que la propiedad intelectual "no puede ser un obstáculo para acabar con la COVID-19 y garantizar el acceso equitativo y universal a las vacunas".

Por lo tanto, apuesta por alcanzar un consenso sobre la exención temporal de determinadas obligaciones de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) en el seno de la OMC y se deben activar y poner en funcionamiento todos los mecanismos necesarios para promover e incentivar acuerdos de licencias voluntarias. De cara a futuras emergencias sanitarias, se plantea la creación de un grupo de trabajo en la OMC, en colaboración con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y la OMS, "para proponer la adaptación de las normas mundiales sobre los derechos de propiedad intelectual, en particular las flexibilidades del ADPIC, a las necesidades de la lucha contra las pandemias mundiales".

El Gobierno también señala la necesidad de medidas específicas para facilitar el comercio, con compromisos para reducir o eliminar eventuales obstáculos, "incluidos los derechos de importación y las prohibiciones de exportación, a lo largo de la cadena de valor de fabricación que abarca tanto las vacunas como los componentes necesarios para producirlas". Para acelerar la distribución, España considera que las contribuciones, tanto financieras como no financieras, a COVAX deben aumentar con el objeto de garantizar que el fondo pueda operar de manera "oportuna y eficiente".

Aunque la cita es presencial algunos de los jefes de estado han preferido participar por videoconferencia como es el caso de la canciller Angela Merkel. Se celebra en Oporto al haber sido la ciudad elegida para ello por parte de la presidencia de turno de la UE que ostenta el Gobierno portugués.

Publicidad