El Parlamento australiano

Publicidad

Australia

Escándalo en Australia por la difusión de vídeos sexuales de diputados en el interior del Parlamento

La difusión de vídeos de contenido sexual en los que se ve a miembros del Gobierno conservador australiano protagonizando las imágenes lleva a un nuevo escándalo a Australia. En uno de ellos se puede ver cómo un empleado se masturbaba en la oficina de una diputada.

Nuevo escándalo en Australia. La difusión de vídeos en los que se puede ver a empleados del Gobierno conservador protagonizando actos sexuales en el Parlamento australiano ha sido objeto de críticas en la sesión. En una de las grabaciones se puede ver incluso cómo uno de los miembros del equipo de gobierno se masturbaba en la oficina de una diputada.

El primer ministro conservador de Australia, Scott Morrison, ha calificado los hechos de "escandalosos", al tiempo que afirmaba que "debemos poner esta casa en orden" y dejar "la política a un lado en estas cosas".

Estas declaraciones se hicieron poco después de ser muy criticado por la gestión de otros temas, como la denuncia de una excompañera por una presunta agresión sexual. Se trata de Brittany Higgins, quien alegó que fue violada por un empleado en marzo de 2019 y que no denunció los hechos en su momento por sentirse presionada.

Los medios 'The Australian' y 'Channel 10' revelaron el contenido de los vídeos después de que estos fueran compartidos, supuestamente, en un chat grupal que incluía a varios miembros del Gobierno conservador.

Un denunciante filtró las imágenes, que han causado un gran revuelo sobre todo por estar protagonizadas por empleados del Ejecutivo en un contexto de casos que manchan la política australiana y que han provocado protestas en todo el país.

El contenido sexual de los vídeos

El 'Garganta Profunda' de este escándalo, identificado bajo el nombre de Tom, afirmó a ambos medios de comunicación que algunos empleados y diputados utilizaban la sala de oración del Parlamento de Australia para mantener relaciones sexuales.

Además de los vídeos, que fueron grabados hace 2 años, denunció también que traían a prostitutas al edificio "para el placer de los diputados de la coalición", según adelanta AFP, y que algunos de ellos intercambiaban fotos pornográficas. De hecho, confiesa que él mismo recibió tantas que ya se ha "vuelto inmune".

Tom calificó los hechos como "una cultura de hombres que pueden hacer lo que quieren", asegurando que estos empleados están "moralmente en bancarrota".

Despedido un consejero del Gobierno tras el escándalo

Por el momento, uno de los consejeros ya ha sido despedido y el Gobierno ha prometido que seguirá tomando medidas al respecto.

Sobre esto se pronunció también la ministra de la Mujer en Australia, Marise Payne, que a su vez encabeza la cartera de Relaciones Exteriores de Australia, criticando que las imágenes son "más que decepcionantes" y que refuerzan la necesidad de una investigación ordenada por el Gobierno sobre la cultura del lugar del trabajo en el Parlamento.

Publicidad