Publicidad

Francia

Envían 200 bragas al primer ministro de Francia para pedir la reapertura del comercio de lencería

Un grupo de comerciantes de lencería se ha organizado con esta inusual iniciativa en Francia para denunciar "la crisis" del sector con el tercer confinamiento decretado por el coronavirus.

Un grupo de comerciantes franceses ha enviado esta semana al primer ministro francés, Jean Castex, 200 bragas para pedir la reapertura de los comercios de lencería y ropa, cerrados, de nuevo, durante el tercer confinamiento decretado por el Gobierno para intentar frenar el avance del coronavirus.

"La braga nos representa en tanto que somos tiendas de ropa interior. Además, tiene su lado humorístico", explica Aline Tran, quien ideó esta acción, en declaraciones recogidas por El País.

"Es una manera de manifestar nuestro hartazgo general. Esto no es solo para hacer sonreír, queremos llamar la atención sobre la situación crítica que viven hoy cientos de tiendas de ropa interior obligadas a cerrar por no ser consideradas comercios esenciales", añade Tran, una opinión que refrendan desde 'Diva Lingerie', la boutique que vende la ropa interior que aparece en la foto de este artículo.

Comercios esenciales

Junto a estas prendas de ropa interior, Jean Castex ha recibido, además, una carta en la que se explica la "situación crítica" que vive el sector.

Tran -propietaria de una tienda ubicada junto al famoso Moulin Rouge- y el resto de comerciantes que forman parte de esta iniciativa en Francia lamentan que sus negocios no formen parte de lo que el Gobierno sí considera como "negocios esenciales", por ejemplos las librerías, chocolaterías, floristerías o tiendas de discos. "Es absurdo", denuncian.

Aunque el Gobierno prevé eliminar el límite de desplazamientos a diez kilómetros del domicilio a partir del 3 de mayo en Francia, hasta mediados de mes no comenzarán a reabrir probablemente las tiendas y, más progresivamente aún, los museos, teatros, cines, bares y restaurantes.

Publicidad