Los cuerpos de María González Vicente y Alberto Chaves Gómez han sido velados en el tanatorio del municipio de Padrón, por familiares y amigos, y han sido trasladados a la iglesia de San Xulián, en Pontevedra.

La ceremonia ha sido oficiada por el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, que ha hecho hincapié en el tremendo dolor que deben estar sufriendo sus familiares. Ha afirmado que nadie está preparado para afrontar la muerte de sus seres queridos, y mucho menos si es a causa de un ataque terrorista.

Los jóvenes murieron el pasado domingo en los atentados perpetrados en Sri Lanka, donde murieron un total de 253 personas de diferentes nacionalidades.

Además de sus familiares y amigos, al entierro han acudido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; su número dos, Alfonso Rueda; la cabeza de lista al Congreso del PP por Pontevedra, Ana Pastor y el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, entre otros representantes políticos.

María tenía 32 años y trabajaba en la empresa de sus padres especializada en equipación de trabajo en A Coruña y Alberto, con 31 años, trabajaba en la filial de Profand en la India.

La pareja se encontraban desayunando cuando se produjo el asalto al hotel donde se alojaban. Poco antes habían subido fotografías de una aventura que les estaba encantando.

También te puede interesar...

El sector turístico en Sri Lanka prevé unas pérdidas 1.500 millones de dólares

Al menos 16 muertos en una redada contra el Estado Islámico en Sri Lanka