Una enfermera ha adoptado al bebé que cuidó durante meses en la unidad de cuidados intensivos del OSF Children's Hospital de Illinois. Los padres del pequeño le han concedido la tutela ya que aseguran que no pueden hacerse cargo de él ni de los gastos que conlleva su tratamiento.

Angela Farnan ha adoptado a Blaze, que padece una enfermedad cardíaca congénita, después de enamorarse de su "sonrisa que ilumina la habitación". Blaze fue operado por primera vez cuando tenía solo tres días de edad.

El pequeño fue sometido a una segunda cirugía solo unos meses más tarde, por lo que su familia le otorgó su tutela a corto plazo a la enfermera ya que no tenían recursos para ir al hospital y cuidarlo. Tras esta operación, su madre biológica le presentó a Angela una emotiva petición para que adoptase a su hijo.

"Estaba llorando y dijo: 'Simplemente no quiero que nadie se sienta como una mala madre'. Dije que ella acaba de tomar la mejor decisión como madre y no había ninguna duda de que ella ama a Blaze", cuenta la enfermera en una entrevista recogida por el diario The Mirror.

Ahora, Angela y su esposo, Rick, son oficialmente los padres de Blaze, quien cumplirá dos años en mayo. Tendrá que someterse a una tercera cirugía dentro de unos años y puede que necesite un trasplante de corazón más adelante.

"Convertirme en madre por primera vez, no puedo describir el sentimiento. Fue uno de los mejores días de nuestras vidas. Realmente siento que ha bendecido nuestras vidas. Está lleno de alegría. Su sonrisa ilumina la habitación", reconoce.