Monstruo de Ecatepec

Encuentran cerca de 4.000 restos óseos en el domicilio del 'Monstruo de Ecatepec'

Encuentran cerca de cuatro mil restos óseos en el domicilio del 'Monstruo de Ecatepec' y de su esposa, Patricia Martínez, condenados por feminicidio y con 114 años de prisión cada uno.

Encuentran cerca de 4.000 restos óseos en el domicilio del 'Monstruo de Ecatepec'

Publicidad

La Fiscalía General de Justicia del estado de México (FGJEM) continúa con la investigación de los llamados 'Monstruos de Ecatepec'. La pareja de asesinos, Juan Carlos Hernández Bejar​ y Patricia Martínez Bernal, fueron detenidos el pasado 4 de octubre de 2019 en Ecatepec de Morelos, en el Estado de México, mientras transportaban restos humanos en un carrito de bebé.

Realizando trabajos de investigación, en el domicilio del presunto feminicida, se han encontrado hasta ahora, 3.787 restos óseos que podrían pertenecer a 17 personas.

El estudio ha dado con un gran número de pruebas de los hechos ocurridos en el municipio de Atizapán, en el estado de México, que según han informado fuentes de la FJGEM podrían hacer que la investigación de prolongara varias semanas. Sin embargo, todavía no ha sido posible identificar a las posibles víctimas.

No solo se encontraron restos óseos, también se hicieron con artículos en los que se encontraron 29 fotografías instantáneas, 62 fotografías de diferentes tamaños, 53 videocasetes de dos formatos, 12 tarjetas telefónicas, 9 juegos de llaves y 8 teléfonos móviles que están siendo analizados.

La pena de los 'Monstruos de Ecatepec'

En un primer momento, fueron arrestados por la desaparición de Nancy Huitrón, de 28 años de edad y Valentina, su hija de dos meses. Con una condena de 114 años de prisión acumulada, el presunto asesino confesó que había cometido más de 30 crímenes en las últimas dos décadas. Además, confesó que no solo asesinó a numerosas mujeres, si no que además abusó sexualmente de muchas de ellas, la mayoría jóvenes. Además, sin pena ni remordimiento, el asesino parece estar orgulloso de los hechos.

A lo largo de la investigación del caso, revelaron que los asesinos guardaban restos humanos en congeladores y en cubos de cemento y que además vendían algunas de las partes de los cuerpos de las víctimas, aunque aún no se sabe a quién.

El escándalo estalla en México, ya que están viviendo una crisis de violencia machista con más de 10 mujeres asesinadas cada día, según ONU Mujeres.