34.888000

Publicidad

Coronavirus

El presidente de Portugal, en cuarentena voluntaria al sospechar que pueda tener coronavirus

El presidente Marcelo Rebelo de Sousa se encuentra en aislamiento voluntario tras mantener contacto con un niño que ha dado positivo en coronavirus.

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, ha decidido someterse a una cuarentena voluntaria de dos semana por un posible caso de coronavirus tras un acto en el Palacio de Belén, residencia oficial presidencial, en el que estuvo un alumno que posteriormente fue hospitalizado.

El mandatario ha suspendido toda su agenda tras conocer que un alumno de un colegio de Felgueiras fue hospitalizado el pasado martes tras participar en el programa Artistas en Belén, en el que también estuvo Rebelo de Sousa. "Al finalizar el acto se hizo fotografía con alumnos y profesores y los felicitó uno a uno", explica la Presidencia lusa en un comunicado.

"Pese a no tener ningún síntoma vírico, el presidente ha decidido cancelar toda su actividad pública que incluía actos con un elevado número de portugueses", añade el texto. "En un momento en el que todos los portugueses demuestran su elevada madurez cívica ante el brote vírico, el presidente de la República cree que debe dar ejemplo reforzando la prevención, aunque seguirá trabajando en su residencia", concluye el comunicado presidencial.

Este mismo lunes el presidente será sometido a la prueba del coronavirus y el resultado se publicará en la propia página de la Presidencia lusa. Las autoridades portuguesas han confirmado 30 casos de coronavirus en el país, la mayoría en el norte del país (22).

Francia prohíbe las concentraciones de más de mil personas

En Francia se han registrado 19 muertes por coronavirus y se superan ya los 1.200 casos de contagio. El Gobierno prohíbe, a partir de ahora, las concentraciones de más de 1.000 personas aunque contempla como excepción el transporte público o los exámenes de ingreso.

El ministro de Sanidad, Olivier Véran, informó de que se ha decidido bajar la actual barrera de las 5.000 personas para las reuniones de gente hasta las 1.000 para evitar la propagación del coronavirus. "Los prefectos y los ministerios elaborarán una lista de eventos considerados como útiles para la vida de la nación. Las manifestaciones formarán parte de ellos, así como los exámenes de ingreso o el transporte colectivo", señaló Véran.

Además, se levanta el tope de horas extra para el personal sanitario y se flexibilizan los requisitos para acceder a las teleconsultas médicas. "Las próximas semanas serán difíciles", reconoció el ministro, antes de señalar que Francia "se ha anticipado" en las medidas que ha adoptado hasta ahora, que son "evolutivas".

Publicidad