Una niña de 11 años se ha quitado la vida en su casa en Herblay (Francia) tras ser víctima de bullying. La joven se suicidó en su habitación con una bufanda que había colgado en su cama.

Según publica Le Parisien, fue su padre quien lo descubrió y pidió ayuda. Los servicios de emergencias lograron reanimarla después de tres horas de masaje cardíaco, pero lamentablemente murió en el trayecto al hospital Robert Debré de París.

La pequeña había denunciado haber sido acosada por sus compañeros de clase. Había estado asistiendo al colegio Isabelle-Autissier College, pero cambió de escuela en marzo para unirse al Georges-Duhamel College. Estos actos de hostigamiento habían sido denunciados por los padres en una queja presentada en febrero pasado.